viernes, 9 de diciembre de 2011

MI PADRE...UN EJEMPLO A SEGUIR.




 Mi padre ha sido pastor por 38 años, y ha sido siempre un gran ejemplo a seguir, aun cuando muchas veces no entendía muchas cosas, pero él con paciencia y con su ejemplo me enseño a amar a Dios, a buscarle en oración y hacer siempre su voluntad. Fueron muchísimas las veces que lo encontré de rodillas orando e intercediendo por su familia y la iglesia. Al ser una niña eso me daba seguridad en el hogar el saber que mi padre se preocupaba por el bienestar de la iglesia y de nosotros; nunca se fue a descansar en la noche sin antes dedicar el tiempo para orar en familia y narrarnos esas maravillosas historias de la Biblia. Fue de mucha  bendición ese tiempo que disfrutábamos en familia, lo recuerdo como si hubiera sido ayer.
Pero hay algo que no entendí hasta que crecí y tuve más conocimiento de las cosas de Dios, y es que él nunca dijera a nadie el tiempo que pasaba en oración, fueron muchas las veces que llegaron personas a visitarle  cuando él estaba en oración. El salía a recibirles y estos hermanos siempre le pedían disculpas porque lo habían interrumpido de su siesta y el siempre respondía: oh no se preocupe, no has y problema. Al observar que estos hermanos no comprendían o no sabían cuanto tiempo el dedicaba a la oración me hacia enojar hasta el punto de llegarle  a reclamar a mi padre el hecho que no dijera que había estado en oración.
Bueno como dije anteriormente, no lo entendía…Pero la respuesta de mi padre es lo que recuerdo hasta este día; el me dijo: hija, las cosas que haces en secreto; Dios te las recompensa en público. En tu predicación se notara cuanto tiempo tú oras, cuando los enfermos se sanen o  cuando los problemas se resuelvan sabrás que tus oraciones han sido escuchadas, no necesitas decirles a los demás cuanto tiempo tú oras; Dios lo sabe y eso es suficiente.
Fue una gran lección la que aprendí ese día y todavía la guardo en mi corazón y por supuesto mi padre sigue sirviendo al señor y continúa siendo un hombre de oración; no lo dice él, lo dice su hija que lo ha visto toda su vida orando e intercediendo por su familia y congregación. Y digo  también, mi padre es un gran ejemplo de oración un ejemplo que espero seguir siempre!!